20/4/12

El primer Oscar de Miss Taylor

"Una Mujer Marcada", de 1960, supuso el primer Oscar para Miss Taylor. El film es una adaptación de la novela Butterfield 8, publicada en 1935 por John O'Hara.


La historia se basa a su vez en un caso real de la muerte en extrañas circustancias de la prostituta de lujo del Nueva York de los años 40, Starr Faithfull, quien en la novela acaba arrojándose al mar desde un barco, y en el film, transformada en Gloria Wandrous, termina estrellándose en una accidente de automóvil. La película fue suavizada para poder cumplir las estrictas normas del Código Moral de Producción impuesto.

El film, un melodrama convencional, destaca básicamente por la interpretación de Miss Taylor, algo que sorprende, pues la actriz intervino obligada por el contrato que estaba a punto de expirar con la MGM. Por ello, y por miedo a las represalias que hubieran podido obligarla a no realizar su siguiente película con la Fox, "Cleopatra",  tuvo que someterse a la voluntad del estudio, pero, eso sí, bajo unas condiciones.

Miss Taylor obligó a la MGM a que, por aquel entonces su marido, Eddie Fisher, interviniera en el film con un pequeño papel. También exigió que Helen Rose diseñara su vestuario y que Sid Guilaroff la peinase. La actriz despreciaba el guión e intentó cambiarlo en todo momento, a lo que el productor se negó categóricamente, creando por ello todo tipo de problemas durante el rodaje. Laurence Harvery, el coprotagonista de la película, la consideraba una "arpía", aunque finalmente, al terminar el rodaje, se hicieron buenos amigos.

Una vez acabada la filmación, Miss Taylor, cuya afición por la bebida ya había comenzado, arrojó su copa contra la pantalla en la sala de proyección del estudio durante el visionado de la primera versión de la copia que pudo ver el equipo.

Embarcada ya en el rodaje de "Cleopatra", Miss Taylor tuvo que ser ingresada de emergencia en la London Clinic, donde un equipo de cirujanos la practicaron una traqueotomía para salvarla de la neumonía severa con la que ingresó.Tras su recuperación, en una cena en Los Ángeles, la estrella pronunció  un conmovedor discurso relatando su milagrosa salvación a un paso de la muerte, que pronto fue portada de todas las publicaciones, provocando, entre otras cosas, que su nombre apareciera entre las cinco candidatas a los Oscar por su interpretacion en "Una Mujer Marcada".

Un més después, tras cuatro nominaciones consecutivas, obtuvo la ansiada estatuilla de la Academia, consciente de haberla ganado por una interpretación inferior a los trabajos de sus dos anteriores films. Según dicen, incluso la propia Debbie Reynols, enemiga suya desde que Miss Taylor le arrebatara el marido, votó por ella, creyendo que se encontraba en las puertas de la muerte.

La actriz Shirley MacLaine, favorita de aquel año por su interpretación en "El Apartamento", llegó a declarar: "He perdido contra una traqueotomía".